Consejos para preparar tu CV en Inglés

CV

Por: Natalia Torres @natadelaleche

Se necesita profesional con experiencia en xxxxxxxx. Nivel avanzado de inglés. Por favor envíanos tu currículum en inglés al correo electrónico nombre@email.com”. ¿No se les hace familiar este tipo de anuncios? Y ustedes piensan “¡Ah!, no cumplo los requisitos, no tengo inglés avanzado, ni siquiera un currículum en inglés”.

El mundo globalizado ya no es el futuro, vivimos en él ahora. Y cada vez es más común que empresas de todo el mundo estén buscando profesionales bilingües para diferentes cargos, así como oportunidades laborales en donde el dominio del inglés es imprescindible.

Como ya vimos antes en “¿Viajar al exterior o estudiar online?”, para mejorar nuestro nivel y no solo entenderlo, hoy en día contamos con diferentes opciones para estudiar inglés y mejorar nuestro nivel, bien sea si prefieres aprenderlo en otro país y vivir la cultura de cerca o estudiarlo desde cualquier lugar donde te encuentres, por medio de plataformas tecnológicas de fácil acceso como Cambly.

Ahora, si crees que dominas lo suficiente el inglés para desempeñarte laboralmente y lo que te hace falta es una hoja de vida, currículum vitae (CV) o un resume, no te preocupes. Aquí te damos unos sencillos tips para redactar este documento y te puedas postular sin duda a cualquier oferta de trabajo. Recuerda que un currículum en inglés no es igual que en español, en el cual tendemos a ser más extensos.

Successful Employment Concept With Resume Checklist
Successful Candidate Resume Requires Skills, Education And Experience To Find Employment
  • Preferiblemente una página: Después de un anuncio para un puesto de trabajo, los empleadores recibirán decenas y hasta cientos de hojas de vida, así que es mejor hacerles el trabajo sencillo, con una sola página, pero donde sobresalgan nuestras competencias y habilidades. En un lenguaje conciso, puntual y con datos relevantes, podemos condensar nuestro perfil y experiencia en una sola hoja, máximo dos. Si deseas, busca algunos diseños que te ayuden a resaltarlo visualmente y reducir espacio.
  • Contact information (Información de contacto): Esta es la primera sección de tu currículum y la primera que verá el empleador. Bríndale datos para poder contactarte: teléfono fijo o móvil (landline- mobile phone) y un correo electrónico (e-mail); también es útil el nombre de usuario de Skype si necesitas hacer una conferencia a otro país. Considera si es relevante incluir tu dirección de residencia o usuarios de redes sociales (por ejemplo, en cargos como community manager o administradores de social media son importantes). Asegúrate de que esta información esté actualizada y correcta, para que los empleadores te puedan contactar y no pierdas ninguna llamada o correo de respuesta.
  • Personal statement (perfil personal): Es un buen espacio para comenzar a venderte. Aprovéchalo, piensa en lo que tienes para ofrecer, en dos frases máximo: tu experiencia, tus habilidades, tus logros. Resalta esos aspectos que te hacen un profesional único. Pero como recomienda el ejecutivo de talento de la BBC, Simon Wright, aplica el factor “¿Y qué?” (“So what?”), esto es: claro, puedes ser un trabajador muy responsable, eficiente, comprometido y entusiasta, pero los entrevistadores leerán esto y pensarán ¿y qué? Eso se da por descontado. Es mejor decir “con experiencia de 5 años en el sector financiero, responsable de la orientación a los clientes en mejores prácticas de inversión”. ¡Esto habla mucho más de ti!
  • Education and work experience (Educación y experiencia laboral): Son las secciones más importantes de tu CV, ya que muestran tus capacidades, conocimientos, habilidades y competencias. Esta información siempre se debe presentar del título/cargo más reciente hasta el más antiguo. Trata de colocar los más relevantes al trabajo al cual estás aspirando. Hay trabajos o estudios, como diplomados o cursos extracurriculares, que si bien son importantes, quizás no son de tanta utilidad para el cargo. Es importante usar palabras claves o keywords, para destacar esas competencias o habilidades que posees. En la sección de educación, resalta esas áreas que estudiaste que le van a servir a tu empleador para saber tus conocimientos. En la sección de experiencia de trabajo, resalta los logros que alcanzaste en cada cargo, tus responsabilidades, tus resultados. Lo puedes organizar por viñetas, mencionando algunos de ellos, de forma muy puntual.
  • Secciones opcionales: Aquí valen aquellas competencias que enriquezcan tu perfil. Por supuesto, si estás postulando a un cargo en inglés y hablas español, destaca esto en una sección Idiomas (Languages). Si has tenido premios o reconocimientos relacionados con el cargo que aspiras, resáltalo en una sección Premios y Honores (Honors/Awards). Si para este puesto debes demostrar competencias informáticas, elabora una sección de Sistemas informáticos (Computer skills). Al incluir estas secciones, hay que tener en cuenta que sean relevantes para tu aspiración.
  • Carta de presentación o resume: Muchas veces en las solicitudes de empleo, se pide adjuntar con el currículum una carta de presentación (presentation letter; resume) para tu futuro empleador, en donde debes explicar en una página por qué eres la persona ideal para el cargo y cuáles son tus principales cualidades profesionales y laborales. Se hace mucho más en detalle que en el CV, más a manera de ensayo. Los estadounidenses tienden a requerir más un resume que un CV, mientras que los británicos prefieren el CV.
  • Rigor y precisión en la escritura: No olvides que tu CV es tu carta de presentación ante los potenciales empleadores. Por eso, es fundamental que cuides mucho la redacción y la ortografía (spelling) y que tus datos sean precisos y estén actualizados para que te puedan contactar. Debes revisar que tu vocabulario esté muy preciso, usar la gramática y los tiempos de los verbos correctamente. La Universidad de Wisconsin recomienda usar siempre verbos activos, en lugar de presente perfecto: “helped”; “assisted”; “reseached”, etc.

Estas son algunas sugerencias que te pueden animar a redactar tu CV en inglés y estar listo ante cualquier oportunidad laboral en inglés. También nos puedes compartir otras que conozcas para ayudar a otros, en nuestro grupo de Facebook o en los comentarios.

Fuentes consultadas:

https://writing.wisc.edu/Handbook/Resume.html

http://www.bbc.com/news/business-15573447

http://www.bbc.co.uk/academy/production/article/art20130702112136472

https://www.studentjob.co.uk/info/cv_example

http://theundercoverrecruiter.com/cv-vs-resume-difference-and-when-use-which/

¿Cuál es tu verdadero nivel de inglés?

Por: Natalia Torres @natadelaleche

level

A ver, ¿cómo es eso del “inglés al nivel 100%”? Ese porcentaje de 100%… ¿es de qué o con respecto a qué?

Ya es muy común hoy en día encontrarse con ofertas de trabajo que dicen “profesional con inglés al 100%”; “100% bilingüe”; “nivel de inglés intermedio”. Y viceversa. Candidatos que en sus hojas de vida escriben: “inglés avanzado”; “inglés 50% hablado, 40% escrito” o cosas por el estilo… (Las 3 frases con las que justificamos nuestra falta de bilingüismo)

Tampoco una escala de cuánto inglés eres capaz de entender de acuerdo al porcentaje: si puedes manejar una conversación informal, entonces tienes un inglés de 20%; si además puedes leer un artículo de prensa en inglés e inferir sus conclusiones, entonces tu porcentaje sube un 20%, luego ahora tienes un nivel de 40% de inglés, pero si también puedes entender la letra de una canción, el porcentaje sube un 10% más y ahora tienes un total de 50%…

Eso no funciona así ni comprueba con precisión tus habilidades en el idioma. Esos porcentajes sirven más para impresionar o pretender que tenemos competencias que en realidad no dominamos. Pero a la hora de demostrarlo… ¿eres capaz de expresarte correctamente?

Sin embargo, existen varias maneras de clasificar oficialmente el nivel de inglés y en general para todos los idiomas. Una es a través de los exámenes internacionales, en el caso del inglés, se pueden mencionar el TOEFL, IELTS, los exámenes Cambridge, como lo explicábamos anteriormente (5 consejos para preparar un buen test de speaking). Hay otro sistema de clasificación que es aceptado a nivel mundial. Se trata del Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCER).

¿En qué consiste este sistema? Básicamente hace una escala compuesta por seis niveles de competencia, donde el nivel básico es el A y el nivel superior es el C, divididos cada uno en 2. Así, la tabla se organiza de esta manera: A1; A2; B1; B2; C1 y C2.

fundación Japon Marco Común Europeo.jpg
Tomada http://www.japon.es

El nivel A, el usuario básico, es capaz de comunicarse en situaciones cotidianas con el uso de vocabulario y gramática básica, además de expresiones comunes. Situaciones como saludar: “Hello, how are you? Fine, thanks”; invitar a alguien a seguir a la casa: “Please come in” o preguntar la hora: “Excuse me, what time is it? It’s ten o’clock”.

El nivel B, el usuario independiente, es capaz de desenvolverse sin dificultad durante un viaje y las situaciones que en ese contexto ocurren, así como interactuar con hablantes nativos de forma fluida y natural, sin que esta comunicación implique una dificultad significativa. Ya se puede abordar una conversación sobre, por ejemplo, qué sitios me gustaría conocer del país y por qué me interesan, qué tipo de actividades prefiero hacer sobre otras, cuáles son mis planes para el futuro… en fin, una amplia variedad de temas.

En tanto el nivel C, el usuario competente, es capaz de abordar temas complejos en contextos laboral o académico, donde se requiere un lenguaje más amplio y especializado, con absoluto dominio y fluidez del idioma. El nivel C2, el más alto, aunque no es totalmente cercano al hablante nativo, se le denomina de “maestría” por su nivel de precisión.

De acuerdo con esta clasificación del Marco Común Europeo, ¿en cuál nivel de inglés opinas que estás? Compártenos tus opiniones en nuestro grupo de Facebook 

 

5 Consejos Para Preparar un Buen Test de Speaking

test

Por: Natalia Torres @natadelaleche

Dependiendo del tipo de estudios que busques en el exterior, para pregrado (Bachelor’s degree) o posgrados (Master’s degree; PhD.), las universidades exigen entre sus requisitos dominar un segundo idioma, principalmente el inglés, y tener un certificado de alguno de los exámenes internacionales. Entre los más importantes se pueden encontrar:

  • TOEFL (Test of English as a Foreign Language)
  • IELTS (International English Language testing system)
  • TOEIC (Test of English for International Communication)
  • Cambridge First Certificate in English (FCE)
  • Cambridge English: Advanced (CAE)
  • Michigan English Test (MET)

En cualquiera de estos exámenes, las pruebas básicas consisten en una conversación en inglés con un evaluador (speaking); una lista de preguntas para responder basadas en audios (listening); unas lecturas en inglés sobre las cuales se responde una lista de preguntas de comprensión (reading) y unas tareas escritas, que pueden ser la redacción de un ensayo, una carta o la descripción de una gráfica (writing).

“En Cambly diariamente recibimos decenas de estudiantes de diferentes edades que se están preparando para presentar un examen o prueba de nivelación, nuestra recomendación sin importar su nivel es que como parte de su preparación un o dos meses antes de la presentación del examen se sometan a por lo menos un mes de conversación intensiva, para ello contamos con más de 100 tutores especializados en exámenes de nivelación de inglés, adicional a esto desarrollamos material de estudio y consulta para nuestros estudiantes, basados en las temáticas y con el  nivel de dificultad de las pruebas reales” afirma Karen Acosta Regional Manager de Cambly para LATAM.

Una de las áreas más difíciles para quienes toman estos exámenes es el habla (speaking), porque exige un manejo del idioma fluido, comprensible para el interlocutor, amplitud de vocabulario y habilidades de comunicación segura y natural. Si quieres destacar en tu prueba de speaking y obtener un resultado satisfactorio para tus metas, asesores del TOEFL y el IELTS recomiendan seguir ciertas pautas:

  • Tranquilidad: entre más relajado esté el candidato, más fluida y segura será su conversación. Nada de nervios, trata de imaginarte una conversación entre amigos donde puedes hablar de los temas que te interesan.
  • Claridad: hablar despacio y claro favorece la comprensión del evaluador, tanto si estás en entrevista directa como en prueba grupal. Una buena vocalización, pronunciar cada palabra de forma pausada, no acelerarse, mejorará el puntaje en el examen.
  • Espontaneidad: el evaluador te hará preguntas aleatorias sobre tu vida, tus gustos o aficiones, tus puntos de vista sobre diversos temas; en general, nada que no domines o desconozcas. Piensa en temas comunes, cómo describirías esos aspectos de forma sencilla y puntual, pero en lo posible no prepares discursos ni respuestas prefabricadas, porque se evaluará tu capacidad de expresarte fluida y espontáneamente.
  • Vocabulario: trata de hablar tanto como puedas, incluso más que el evaluador. Demuestra que puedes hablar de todo tipo de temas con una riqueza gramatical y seguridad. Es fácil hacerlo si tienes una actitud tranquila y no te apresuras en responder. Piensa en todas las cosas que quieres decir, qué vocabulario puedes utilizar y solo deja fluir la conversación.

A pesar de que se aconseja no llevar respuestas “prefabricadas”, sí es recomendable prepararse antes del examen, puede ser en un curso previo, en casa tomando notas y practicando con la familia o amigos e incluso ahora hay plataformas en línea donde puedes tener una conversación con profesores nativos que te guíen en tu proceso de preparación para el examen. Una de estas aplicaciones es Cambly, donde tienes acceso a tutores nativos anglohablantes, con quienes puedes interactuar y preparar tu prueba de speaking.

El Año Para Hablar Inglés

lista-propositos-2015-618x350

Por: Natalia Torres @natadelaleche

La llegada de un nuevo año es propicia para empezar nuevos proyectos, hacer planes de viajes, cambio de rutina y lograr metas que tenemos aplazadas desde hace tiempo.

Ocurre que muchas veces esos propósitos se quedan en esa lista de “metas por cumplir” que anotamos muy emocionados cada año y se van postergando porque otras obligaciones de nuestra vida cotidiana se vuelven prioridad.

Hacer ejercicio, dejar de fumar, viajar a algún lugar soñado, aprender un idioma, etc. Esos deseos que quisiéramos cumplir pero que pasa el tiempo y nada que hacemos algo al respecto. ¿No les pasa? ¿Qué propósitos has aplazado para el próximo año?

Cualquiera que sea tu propósito para este año 2016, este se hace realidad solamente si empiezas a hacerlo, a ponerlo en práctica, si tomas la decisión.

Si el tuyo es aprender inglés, bien sea por costos, tiempo, por falta de disciplina, este año te proponemos cumplirlo, desde la comodidad de tu casa, con tutores nativos anglohablantes, en tu computador o teléfono móvil, aprovechando las grandes ventajas que nos ofrece la tecnología, a precios muy cómodos y a la hora que prefieras, gracias a Cambly.

¡Puedes empezar ahora mismo! No tienes que desplazarte a ninguna escuela ni esperar a que abran los cursos de inglés en un instituto, en tu colegio o universidad. Inscribirse a Cambly es muy sencillo. Solo tienes que registrar tu usuario y conectarte con tutores en vivo, en cualquier momento del día, desde tu computador, teléfono móvil o tableta. Adquiere el plan de suscripción que desees y ¡comienza a practicar!

“Ya no tengo edad para aprender”. No te desanimes. Nunca es tarde para aprender y todos los días se aprenden cosas nuevas. Gracias a Cambly, puedes retomar el hábito de aprender a través de una conversación con un tutor nativo y podrás recordar esas palabras que aprendiste en el colegio y habías olvidado. Es un buen ejercicio para mantener la memoria activa.

k1.jpg

¿No te alcanza el tiempo para llegar a estudiar? Cambly te ofrece distintos planes, desde 15 minutos hasta dos horas, a precios económicos, dependiendo de la intensidad que quieras practicar. Y lo más importante es que puedes comenzar a hablar en cualquier momento del día, con solo conectarte a la página de Cambly desde tu computador o descargar la aplicación para tu dispositivo móvil.

“Me aburre tomar clases de gramática, no me sirve para hablar”. Lo mejor de Cambly es que puedes empezar a hablar, sin importar tu nivel de inglés, con tutores nativos que te ayudarán a mejorar en tu conversación. El tema lo eliges tú. Esos 15 minutos o media hora que te inscribiste se convierten al final en un plan muy divertido que te va a ayudar a mejorar tu segundo idioma.

Este año ya no hay pretextos para no cumplir con tu meta de aprender inglés. ¡Comienza a hablar ya con Cambly!