¿Cuál es tu verdadero nivel de inglés?

Por: Natalia Torres @natadelaleche

level

A ver, ¿cómo es eso del “inglés al nivel 100%”? Ese porcentaje de 100%… ¿es de qué o con respecto a qué?

Ya es muy común hoy en día encontrarse con ofertas de trabajo que dicen “profesional con inglés al 100%”; “100% bilingüe”; “nivel de inglés intermedio”. Y viceversa. Candidatos que en sus hojas de vida escriben: “inglés avanzado”; “inglés 50% hablado, 40% escrito” o cosas por el estilo… (Las 3 frases con las que justificamos nuestra falta de bilingüismo)

Tampoco una escala de cuánto inglés eres capaz de entender de acuerdo al porcentaje: si puedes manejar una conversación informal, entonces tienes un inglés de 20%; si además puedes leer un artículo de prensa en inglés e inferir sus conclusiones, entonces tu porcentaje sube un 20%, luego ahora tienes un nivel de 40% de inglés, pero si también puedes entender la letra de una canción, el porcentaje sube un 10% más y ahora tienes un total de 50%…

Eso no funciona así ni comprueba con precisión tus habilidades en el idioma. Esos porcentajes sirven más para impresionar o pretender que tenemos competencias que en realidad no dominamos. Pero a la hora de demostrarlo… ¿eres capaz de expresarte correctamente?

Sin embargo, existen varias maneras de clasificar oficialmente el nivel de inglés y en general para todos los idiomas. Una es a través de los exámenes internacionales, en el caso del inglés, se pueden mencionar el TOEFL, IELTS, los exámenes Cambridge, como lo explicábamos anteriormente (5 consejos para preparar un buen test de speaking). Hay otro sistema de clasificación que es aceptado a nivel mundial. Se trata del Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCER).

¿En qué consiste este sistema? Básicamente hace una escala compuesta por seis niveles de competencia, donde el nivel básico es el A y el nivel superior es el C, divididos cada uno en 2. Así, la tabla se organiza de esta manera: A1; A2; B1; B2; C1 y C2.

fundación Japon Marco Común Europeo.jpg
Tomada http://www.japon.es

El nivel A, el usuario básico, es capaz de comunicarse en situaciones cotidianas con el uso de vocabulario y gramática básica, además de expresiones comunes. Situaciones como saludar: “Hello, how are you? Fine, thanks”; invitar a alguien a seguir a la casa: “Please come in” o preguntar la hora: “Excuse me, what time is it? It’s ten o’clock”.

El nivel B, el usuario independiente, es capaz de desenvolverse sin dificultad durante un viaje y las situaciones que en ese contexto ocurren, así como interactuar con hablantes nativos de forma fluida y natural, sin que esta comunicación implique una dificultad significativa. Ya se puede abordar una conversación sobre, por ejemplo, qué sitios me gustaría conocer del país y por qué me interesan, qué tipo de actividades prefiero hacer sobre otras, cuáles son mis planes para el futuro… en fin, una amplia variedad de temas.

En tanto el nivel C, el usuario competente, es capaz de abordar temas complejos en contextos laboral o académico, donde se requiere un lenguaje más amplio y especializado, con absoluto dominio y fluidez del idioma. El nivel C2, el más alto, aunque no es totalmente cercano al hablante nativo, se le denomina de “maestría” por su nivel de precisión.

De acuerdo con esta clasificación del Marco Común Europeo, ¿en cuál nivel de inglés opinas que estás? Compártenos tus opiniones en nuestro grupo de Facebook 

 

5 Consejos Para Preparar un Buen Test de Speaking

test

Por: Natalia Torres @natadelaleche

Dependiendo del tipo de estudios que busques en el exterior, para pregrado (Bachelor’s degree) o posgrados (Master’s degree; PhD.), las universidades exigen entre sus requisitos dominar un segundo idioma, principalmente el inglés, y tener un certificado de alguno de los exámenes internacionales. Entre los más importantes se pueden encontrar:

  • TOEFL (Test of English as a Foreign Language)
  • IELTS (International English Language testing system)
  • TOEIC (Test of English for International Communication)
  • Cambridge First Certificate in English (FCE)
  • Cambridge English: Advanced (CAE)
  • Michigan English Test (MET)

En cualquiera de estos exámenes, las pruebas básicas consisten en una conversación en inglés con un evaluador (speaking); una lista de preguntas para responder basadas en audios (listening); unas lecturas en inglés sobre las cuales se responde una lista de preguntas de comprensión (reading) y unas tareas escritas, que pueden ser la redacción de un ensayo, una carta o la descripción de una gráfica (writing).

“En Cambly diariamente recibimos decenas de estudiantes de diferentes edades que se están preparando para presentar un examen o prueba de nivelación, nuestra recomendación sin importar su nivel es que como parte de su preparación un o dos meses antes de la presentación del examen se sometan a por lo menos un mes de conversación intensiva, para ello contamos con más de 100 tutores especializados en exámenes de nivelación de inglés, adicional a esto desarrollamos material de estudio y consulta para nuestros estudiantes, basados en las temáticas y con el  nivel de dificultad de las pruebas reales” afirma Karen Acosta Regional Manager de Cambly para LATAM.

Una de las áreas más difíciles para quienes toman estos exámenes es el habla (speaking), porque exige un manejo del idioma fluido, comprensible para el interlocutor, amplitud de vocabulario y habilidades de comunicación segura y natural. Si quieres destacar en tu prueba de speaking y obtener un resultado satisfactorio para tus metas, asesores del TOEFL y el IELTS recomiendan seguir ciertas pautas:

  • Tranquilidad: entre más relajado esté el candidato, más fluida y segura será su conversación. Nada de nervios, trata de imaginarte una conversación entre amigos donde puedes hablar de los temas que te interesan.
  • Claridad: hablar despacio y claro favorece la comprensión del evaluador, tanto si estás en entrevista directa como en prueba grupal. Una buena vocalización, pronunciar cada palabra de forma pausada, no acelerarse, mejorará el puntaje en el examen.
  • Espontaneidad: el evaluador te hará preguntas aleatorias sobre tu vida, tus gustos o aficiones, tus puntos de vista sobre diversos temas; en general, nada que no domines o desconozcas. Piensa en temas comunes, cómo describirías esos aspectos de forma sencilla y puntual, pero en lo posible no prepares discursos ni respuestas prefabricadas, porque se evaluará tu capacidad de expresarte fluida y espontáneamente.
  • Vocabulario: trata de hablar tanto como puedas, incluso más que el evaluador. Demuestra que puedes hablar de todo tipo de temas con una riqueza gramatical y seguridad. Es fácil hacerlo si tienes una actitud tranquila y no te apresuras en responder. Piensa en todas las cosas que quieres decir, qué vocabulario puedes utilizar y solo deja fluir la conversación.

A pesar de que se aconseja no llevar respuestas “prefabricadas”, sí es recomendable prepararse antes del examen, puede ser en un curso previo, en casa tomando notas y practicando con la familia o amigos e incluso ahora hay plataformas en línea donde puedes tener una conversación con profesores nativos que te guíen en tu proceso de preparación para el examen. Una de estas aplicaciones es Cambly, donde tienes acceso a tutores nativos anglohablantes, con quienes puedes interactuar y preparar tu prueba de speaking.

El Inglés un reto para los padres modernos

parents kids

No ser bilingües,  o no tener un nivel decente de inglés, generará dificultades a la hora ayudar a nuestros hijos a comprender sus asignaciones para la casa. ¿Qué hacer? ¿Cómo podemos saber si nuestros hijos están o no aprendiendo?

Como padres siempre queremos la mejor educación para nuestros hijos, esto incluye elegir un buen kinder, luego una buena escuela y así sucesivamente hasta completar la universidad. Las mejores escuelas de América Latina tiene una fuerte influencia bilingüe: alemán, francés, italiano e inglés son los idiomas que priman en los sistemas de educación bilingüe. Esto significa que la mayoría de las asignaturas serán dictadas en alguno de ellos, con mayor énfasis en el inglés.

En los últimos años en los que la educación por Internet ha cobrado gran importancia, centenares de padres de familia buscan la forma de entrenarse en competencias lingüísticas, tecnológicas o cualquiera que les permita fortalecer el vínculo académico que tienen con sus hijos.

Y es que una vez inicia el año escolar, comienzan las tareas y los trabajos que nuestros hijos deben resolver en casa y si como padres no estamos al nivel de su exigencia académica, no vamos a poder asesorarlos y guiar su proceso académico mientras están en casa; en este sentido, el inglés se convierte en un gran aliado o un gran problema si no se domina. Es claro que no debemos hacer las tareas por ellos, pero sí estar en la capacidad de guiarlos sobre algo que no entienden. Y si sus tareas y libros son en inglés, ¿cómo podremos hacerlo?

Cambly, la plataforma tecnológica que conecta tutores nativos con personas alrededor del mundo que quieren aprender inglés, ha detectado en el último año un aumento significativo en la cantidad de padres que usan la tecnología y su aplicación para sopesar la carga académica que sus hijos se llevan a casa. ¿Cómo lo hacen? Sencillo, se conectan semanalmente con tutores nativos que les ayudan a padres e hijos a comprender la actividad que deben resolver como parte de su deber académico. Una vez los padres comprenden, se convierten en una gran ayuda para sus hijos, a su vez ellos sienten mayor seguridad y confianza de compartir los deberes académicos con sus padres.

Desde finales de 2014 y durante todo 2015, el uso de Cambly por parte de niños en países no angloparlantes ha aumentado notablemente. Sistemas como este no solo han resultado efectivos para profesionales que buscan mejorar su nivel con fines laborales, sino que han demostrado ser de gran ayuda para que los chicos en edad escolar practiquen sus lecciones de inglés, guiados por tutores nativos angloparlantes que les ayudan a corregir su pronunciación y mejorar su fluidez.

La conciencia temprana de nuestros hijos por el aprendizaje del inglés se va desarrollando de  forma natural, lo importante es que usted como padre lo domine también. Si bien es cierto que nuestros hijos nos enseñan algo nuevo cada día, también debemos hacer uso de todos los recursos que tengamos disponibles para convertirnos en sus mejores tutores y no alguien que solo los presiona por hacer su trabajo en casa. Es fundamental que acompañemos a nuestros hijos en su proceso de aprendizaje, como lo recomienda el Departamento de Educación de Estados Unidos en sus Consejos Prácticos para las Tareas Escolares: “Cuando su hijo hace la tarea escolar, haga usted tareas también. Demuestre a su hijo que las aptitudes que están aprendiendo en la escuela guardan relación con lo que usted hace como adulto. Si su hijo está leyendo, usted lee también. Si su hijo está haciendo matemáticas, saque usted el balance de su cuenta corriente”.

¿Cómo hacerlo?

  1. Revise si en su caso la comprensión de las tareas de sus hijos es un tema para el cual necesite ayuda. Si la respuesta es sí, haga uso de lo que tenga a la mano, por ejemplo, hay sistemas de traducción tales como Google Translator y otros de uso menos frecuente como Babylon, PROMT Online Translator, WorldLingo, etc. Al tener más o menos claro el significado de la tarea en su idioma, ahora afine su comprensión.
  2. Busque asesoría sin entrar en pánico. La contratación de un tutor en el idioma nativo que su hijo está aprendiendo es una excelente opción, sin embargo aliste su presupuesto porque no será muy económico: la hora de un tutor que lo visite en su casa puede estar alrededor de USD 30 la hora. Si cree que este es un alto costo que no puede sumar al que ya está asumiendo por la educación de su hijo, Internet es una buena alternativa. Más que un curso de inglés, le recomendamos hacer uso de aplicaciones que le faciliten el contacto con académicos o profesionales angloparlantes o nativos en el idioma que requiera. Cambly le ofrece planes mensuales desde USD 40 al mes.
  3. No haga las tareas por ellos, recuerde que su misión como padre es servir de guía, ayúdele a su hijo a desarrollar confianza en sí mismo y amor por los espacios académicos al interior de la casa.

Las 3 Frases con las que justificamos nuestra falta de bilingüismo

Por: Natalia Torres @natadelaleche

confused-face
¿Hablas inglés?

Saber inglés, hablarlo y entenderlo, hoy en día es fundamental para tener éxito en el mercado laboral y en el ámbito profesional. Sin embargo, no todas las personas son conscientes de su verdadero nivel.

Al entablar una simple conversación en inglés, cuando viajamos, en plan de estudios o de negocios, hasta en la hoja de vida, se encuentran frases como estas:

  1. Lo entiendo pero no lo hablo; Esta es una de las frases más cliché que decimos los latinoamericanos para reconocer que no podemos hablar inglés. No es cierto que se pueda justificar el conocimiento de un idioma cuando decimos entenderlo pero no hablarlo.
  2. Mi nivel de inglés es intermedio o 60% ¿A qué le llamamos intermedio? ¿A un nivel entre que sé algo o que quizás no tengo la menor idea? ¿Se ha puesto a pensar a qué se refiere con intermedio?
  3. No hablo bien,  pero me defiendo; ¿Se defiende de quién o de qué? Esta es una frase común para justificar que el lenguaje de las señas le ha servido para pedir algo de comer o simplemente hacer compras, realmente no se trata de hablar inglés, de seguro su interlocutor no opina lo mismo que usted.

Según el Índice mundial de inglés EF-EPI 2015, el primer país en el escalafón de América Latina es Argentina, con nivel muy alto. Los demás países se ubican del nivel medio hacia abajo: República Dominicana está en el segundo lugar, con nivel medio; le siguen Perú, Chile, Ecuador, México, Brasil, Costa Rica, Uruguay, Guatemala y Panamá en nivel bajo y por último en la escala están Colombia, Venezuela y El Salvador, entre los de nivel muy bajo.

Teniendo en cuenta esta medición, la primera de su tipo en el mundo, es notable que el nivel de comprensión del inglés en la región latinoamericana necesita fortalecerse.

El problema al intentar hablar es que nos da miedo cometer algún error cuando estamos hablando con nuestro interlocutor, porque éste no nos va a entender o se va a burlar de lo mal que pronunciamos el idioma.

Sin embargo, fue así como aprendimos todo en la vida y cómo adquirimos las habilidades con las que hoy contamos. Prueba y error. Intentando hablar hasta que nos salga bien. De la misma forma como aprendimos a caminar, o montar en bicicleta, tropezando y levantándonos de nuevo una y otra vez.

El otro concepto clave es confianza, eso es lo que se necesita para hablar inglés sin pena alguna y la forma en la que se adquiere más confianza es a través del conocimiento que con los días va dando la práctica. Los tutores nativos de Cambly le ayudarán a corregir los errores que tenga, por medio de conversaciones interesantes, desarrolladas en un ambiente ameno y sin presión.

Se cual sea su excusa preferida, para su beneficio hablar inglés no es un tema de otro planeta, no necesita de una inteligencia “especial”. No es más que el resultado de la práctica, la disciplina y la pasión por hacer algo bien. La adopción de una lengua con fluidez le puede tomar hasta un año de aprendizaje, pero si lo hace con frecuencia y realmente se apasiona por ello, su proceso puede llevarle menos tiempo.

Practicar y mejorar su comprensión del inglés hoy es posible, desde su computador o dispositivo móvil, en el lugar donde se encuentre. La decisión de dominar el idioma es suya. Regístrese ya en Cambly y pierda el miedo a hablar inglés.

 

El Año Para Hablar Inglés

lista-propositos-2015-618x350

Por: Natalia Torres @natadelaleche

La llegada de un nuevo año es propicia para empezar nuevos proyectos, hacer planes de viajes, cambio de rutina y lograr metas que tenemos aplazadas desde hace tiempo.

Ocurre que muchas veces esos propósitos se quedan en esa lista de “metas por cumplir” que anotamos muy emocionados cada año y se van postergando porque otras obligaciones de nuestra vida cotidiana se vuelven prioridad.

Hacer ejercicio, dejar de fumar, viajar a algún lugar soñado, aprender un idioma, etc. Esos deseos que quisiéramos cumplir pero que pasa el tiempo y nada que hacemos algo al respecto. ¿No les pasa? ¿Qué propósitos has aplazado para el próximo año?

Cualquiera que sea tu propósito para este año 2016, este se hace realidad solamente si empiezas a hacerlo, a ponerlo en práctica, si tomas la decisión.

Si el tuyo es aprender inglés, bien sea por costos, tiempo, por falta de disciplina, este año te proponemos cumplirlo, desde la comodidad de tu casa, con tutores nativos anglohablantes, en tu computador o teléfono móvil, aprovechando las grandes ventajas que nos ofrece la tecnología, a precios muy cómodos y a la hora que prefieras, gracias a Cambly.

¡Puedes empezar ahora mismo! No tienes que desplazarte a ninguna escuela ni esperar a que abran los cursos de inglés en un instituto, en tu colegio o universidad. Inscribirse a Cambly es muy sencillo. Solo tienes que registrar tu usuario y conectarte con tutores en vivo, en cualquier momento del día, desde tu computador, teléfono móvil o tableta. Adquiere el plan de suscripción que desees y ¡comienza a practicar!

“Ya no tengo edad para aprender”. No te desanimes. Nunca es tarde para aprender y todos los días se aprenden cosas nuevas. Gracias a Cambly, puedes retomar el hábito de aprender a través de una conversación con un tutor nativo y podrás recordar esas palabras que aprendiste en el colegio y habías olvidado. Es un buen ejercicio para mantener la memoria activa.

k1.jpg

¿No te alcanza el tiempo para llegar a estudiar? Cambly te ofrece distintos planes, desde 15 minutos hasta dos horas, a precios económicos, dependiendo de la intensidad que quieras practicar. Y lo más importante es que puedes comenzar a hablar en cualquier momento del día, con solo conectarte a la página de Cambly desde tu computador o descargar la aplicación para tu dispositivo móvil.

“Me aburre tomar clases de gramática, no me sirve para hablar”. Lo mejor de Cambly es que puedes empezar a hablar, sin importar tu nivel de inglés, con tutores nativos que te ayudarán a mejorar en tu conversación. El tema lo eliges tú. Esos 15 minutos o media hora que te inscribiste se convierten al final en un plan muy divertido que te va a ayudar a mejorar tu segundo idioma.

Este año ya no hay pretextos para no cumplir con tu meta de aprender inglés. ¡Comienza a hablar ya con Cambly!