Aprender inglés con la lengua enredada

 

boy

(tongue twisters)

Por: Natalia Torres – @natadelaleche

Los que hemos aprendido o están aprendiendo inglés como segunda lengua siempre nos encontramos con dificultades para hacer correctamente los sonidos de vocales y consonantes.

Cuando empecé a estudiarlo hace varios años, me quejaba porque “nuestros sonidos en el español eran tan básicos y nuestras vocales tan fáciles”. Y es que un nuevo idioma no solo nos reta a apropiarnos de palabras nuevas, verbos, sustantivos y adjetivos, sino también de sonidos nuevos que nunca hemos pronunciado, porque en nuestra lengua no existen.

Por supuesto, con la sola gramática no se aprenden estos sonidos, de modo que algunos profesores utilizan trabalenguas (en inglés, tongue twisters, o “enredadores de lengua”), un método a la vez muy divertido y retador, porque ayuda a ejercitar la lengua y la boca para que el sonido salga bien.

Recuerdo que uno de los primeros trabalenguas que un profesor nos dio en una clase fue éste:

She sells seashells by the seashore

Imaginen un grupo de alrededor de 15 estudiantes de distintos países, tratando de decir esta frase… todos nos reíamos de escucharnos tan torpes diciendo esto; aun así nos relajamos porque la clase se volvió muy divertida y daba gusto aprender de esa manera.

Uno de los errores que nos señalan a los hispano-hablantes por lo general es la pronunciación de las consonantes b y v, porque en nuestro idioma suenan casi igual.

En inglés, la primera se pronuncia labial y en la segunda se hace un sonido similar al de nuestra f, con los dientes sobre el labio inferior. Veamos algunos trabalenguas con estas consonantes:

I am very bad at volleyball, but very fine at basketball

Seventy-seven benevolent elephants

Betty loves the velvet vest best

Barber baby bubbles and a bumblebee

Vivacious Val vacuumed Violet’s very vivid vehicle

También un sonido que nos cuesta mucho hacer a los que hablamos español es la consonante th, que se confunde a menudo con la pronunciación de la zeta en España:

Thunder sunders thick sticks

He threw three free throws

The thirty-three thieves thought that they thrilled the throne throughout Thursday

There those thousand thinkers were thinking how the other three thieves went through

I thought, I thought of thinking of thanking you

Otro error común de los hispano-hablantes es la confusión entre los sonidos sh y ch, para el cual podemos practicar estos:

If Stu chews shoes, should Stu choose the shoes he chews?

Roofs of mushrooms rarely mush too much

Rhys watched Ross switch his Irish wristwatch for a Swiss wristwatch

Suzie, working in a shoeshine shop, all day long she sits and shines

Fresh French fried fly fritters

Chester Cheetah chews a chunk of cheap cheddar cheese

mouth

¿Qué otros trabalenguas en inglés conoces? Si estás tomando clases de inglés, puedes sugerirle a tu profesor hacer este tipo de ejercicios, les aseguro que se van a divertir.

Fuentes:

http://skypelearner.com/tongue-twisters-for-spanish-students/

http://www.fluentu.com/english/educator/blog/esl-pronunciation-tongue-twisters/

http://www.uebersetzung.at/twister/en.htm

El Inglés un reto para los padres modernos

parents kids

No ser bilingües,  o no tener un nivel decente de inglés, generará dificultades a la hora ayudar a nuestros hijos a comprender sus asignaciones para la casa. ¿Qué hacer? ¿Cómo podemos saber si nuestros hijos están o no aprendiendo?

Como padres siempre queremos la mejor educación para nuestros hijos, esto incluye elegir un buen kinder, luego una buena escuela y así sucesivamente hasta completar la universidad. Las mejores escuelas de América Latina tiene una fuerte influencia bilingüe: alemán, francés, italiano e inglés son los idiomas que priman en los sistemas de educación bilingüe. Esto significa que la mayoría de las asignaturas serán dictadas en alguno de ellos, con mayor énfasis en el inglés.

En los últimos años en los que la educación por Internet ha cobrado gran importancia, centenares de padres de familia buscan la forma de entrenarse en competencias lingüísticas, tecnológicas o cualquiera que les permita fortalecer el vínculo académico que tienen con sus hijos.

Y es que una vez inicia el año escolar, comienzan las tareas y los trabajos que nuestros hijos deben resolver en casa y si como padres no estamos al nivel de su exigencia académica, no vamos a poder asesorarlos y guiar su proceso académico mientras están en casa; en este sentido, el inglés se convierte en un gran aliado o un gran problema si no se domina. Es claro que no debemos hacer las tareas por ellos, pero sí estar en la capacidad de guiarlos sobre algo que no entienden. Y si sus tareas y libros son en inglés, ¿cómo podremos hacerlo?

Cambly, la plataforma tecnológica que conecta tutores nativos con personas alrededor del mundo que quieren aprender inglés, ha detectado en el último año un aumento significativo en la cantidad de padres que usan la tecnología y su aplicación para sopesar la carga académica que sus hijos se llevan a casa. ¿Cómo lo hacen? Sencillo, se conectan semanalmente con tutores nativos que les ayudan a padres e hijos a comprender la actividad que deben resolver como parte de su deber académico. Una vez los padres comprenden, se convierten en una gran ayuda para sus hijos, a su vez ellos sienten mayor seguridad y confianza de compartir los deberes académicos con sus padres.

Desde finales de 2014 y durante todo 2015, el uso de Cambly por parte de niños en países no angloparlantes ha aumentado notablemente. Sistemas como este no solo han resultado efectivos para profesionales que buscan mejorar su nivel con fines laborales, sino que han demostrado ser de gran ayuda para que los chicos en edad escolar practiquen sus lecciones de inglés, guiados por tutores nativos angloparlantes que les ayudan a corregir su pronunciación y mejorar su fluidez.

La conciencia temprana de nuestros hijos por el aprendizaje del inglés se va desarrollando de  forma natural, lo importante es que usted como padre lo domine también. Si bien es cierto que nuestros hijos nos enseñan algo nuevo cada día, también debemos hacer uso de todos los recursos que tengamos disponibles para convertirnos en sus mejores tutores y no alguien que solo los presiona por hacer su trabajo en casa. Es fundamental que acompañemos a nuestros hijos en su proceso de aprendizaje, como lo recomienda el Departamento de Educación de Estados Unidos en sus Consejos Prácticos para las Tareas Escolares: “Cuando su hijo hace la tarea escolar, haga usted tareas también. Demuestre a su hijo que las aptitudes que están aprendiendo en la escuela guardan relación con lo que usted hace como adulto. Si su hijo está leyendo, usted lee también. Si su hijo está haciendo matemáticas, saque usted el balance de su cuenta corriente”.

¿Cómo hacerlo?

  1. Revise si en su caso la comprensión de las tareas de sus hijos es un tema para el cual necesite ayuda. Si la respuesta es sí, haga uso de lo que tenga a la mano, por ejemplo, hay sistemas de traducción tales como Google Translator y otros de uso menos frecuente como Babylon, PROMT Online Translator, WorldLingo, etc. Al tener más o menos claro el significado de la tarea en su idioma, ahora afine su comprensión.
  2. Busque asesoría sin entrar en pánico. La contratación de un tutor en el idioma nativo que su hijo está aprendiendo es una excelente opción, sin embargo aliste su presupuesto porque no será muy económico: la hora de un tutor que lo visite en su casa puede estar alrededor de USD 30 la hora. Si cree que este es un alto costo que no puede sumar al que ya está asumiendo por la educación de su hijo, Internet es una buena alternativa. Más que un curso de inglés, le recomendamos hacer uso de aplicaciones que le faciliten el contacto con académicos o profesionales angloparlantes o nativos en el idioma que requiera. Cambly le ofrece planes mensuales desde USD 40 al mes.
  3. No haga las tareas por ellos, recuerde que su misión como padre es servir de guía, ayúdele a su hijo a desarrollar confianza en sí mismo y amor por los espacios académicos al interior de la casa.