El Inglés un reto para los padres modernos

parents kids

No ser bilingües,  o no tener un nivel decente de inglés, generará dificultades a la hora ayudar a nuestros hijos a comprender sus asignaciones para la casa. ¿Qué hacer? ¿Cómo podemos saber si nuestros hijos están o no aprendiendo?

Como padres siempre queremos la mejor educación para nuestros hijos, esto incluye elegir un buen kinder, luego una buena escuela y así sucesivamente hasta completar la universidad. Las mejores escuelas de América Latina tiene una fuerte influencia bilingüe: alemán, francés, italiano e inglés son los idiomas que priman en los sistemas de educación bilingüe. Esto significa que la mayoría de las asignaturas serán dictadas en alguno de ellos, con mayor énfasis en el inglés.

En los últimos años en los que la educación por Internet ha cobrado gran importancia, centenares de padres de familia buscan la forma de entrenarse en competencias lingüísticas, tecnológicas o cualquiera que les permita fortalecer el vínculo académico que tienen con sus hijos.

Y es que una vez inicia el año escolar, comienzan las tareas y los trabajos que nuestros hijos deben resolver en casa y si como padres no estamos al nivel de su exigencia académica, no vamos a poder asesorarlos y guiar su proceso académico mientras están en casa; en este sentido, el inglés se convierte en un gran aliado o un gran problema si no se domina. Es claro que no debemos hacer las tareas por ellos, pero sí estar en la capacidad de guiarlos sobre algo que no entienden. Y si sus tareas y libros son en inglés, ¿cómo podremos hacerlo?

Cambly, la plataforma tecnológica que conecta tutores nativos con personas alrededor del mundo que quieren aprender inglés, ha detectado en el último año un aumento significativo en la cantidad de padres que usan la tecnología y su aplicación para sopesar la carga académica que sus hijos se llevan a casa. ¿Cómo lo hacen? Sencillo, se conectan semanalmente con tutores nativos que les ayudan a padres e hijos a comprender la actividad que deben resolver como parte de su deber académico. Una vez los padres comprenden, se convierten en una gran ayuda para sus hijos, a su vez ellos sienten mayor seguridad y confianza de compartir los deberes académicos con sus padres.

Desde finales de 2014 y durante todo 2015, el uso de Cambly por parte de niños en países no angloparlantes ha aumentado notablemente. Sistemas como este no solo han resultado efectivos para profesionales que buscan mejorar su nivel con fines laborales, sino que han demostrado ser de gran ayuda para que los chicos en edad escolar practiquen sus lecciones de inglés, guiados por tutores nativos angloparlantes que les ayudan a corregir su pronunciación y mejorar su fluidez.

La conciencia temprana de nuestros hijos por el aprendizaje del inglés se va desarrollando de  forma natural, lo importante es que usted como padre lo domine también. Si bien es cierto que nuestros hijos nos enseñan algo nuevo cada día, también debemos hacer uso de todos los recursos que tengamos disponibles para convertirnos en sus mejores tutores y no alguien que solo los presiona por hacer su trabajo en casa. Es fundamental que acompañemos a nuestros hijos en su proceso de aprendizaje, como lo recomienda el Departamento de Educación de Estados Unidos en sus Consejos Prácticos para las Tareas Escolares: “Cuando su hijo hace la tarea escolar, haga usted tareas también. Demuestre a su hijo que las aptitudes que están aprendiendo en la escuela guardan relación con lo que usted hace como adulto. Si su hijo está leyendo, usted lee también. Si su hijo está haciendo matemáticas, saque usted el balance de su cuenta corriente”.

¿Cómo hacerlo?

  1. Revise si en su caso la comprensión de las tareas de sus hijos es un tema para el cual necesite ayuda. Si la respuesta es sí, haga uso de lo que tenga a la mano, por ejemplo, hay sistemas de traducción tales como Google Translator y otros de uso menos frecuente como Babylon, PROMT Online Translator, WorldLingo, etc. Al tener más o menos claro el significado de la tarea en su idioma, ahora afine su comprensión.
  2. Busque asesoría sin entrar en pánico. La contratación de un tutor en el idioma nativo que su hijo está aprendiendo es una excelente opción, sin embargo aliste su presupuesto porque no será muy económico: la hora de un tutor que lo visite en su casa puede estar alrededor de USD 30 la hora. Si cree que este es un alto costo que no puede sumar al que ya está asumiendo por la educación de su hijo, Internet es una buena alternativa. Más que un curso de inglés, le recomendamos hacer uso de aplicaciones que le faciliten el contacto con académicos o profesionales angloparlantes o nativos en el idioma que requiera. Cambly le ofrece planes mensuales desde USD 40 al mes.
  3. No haga las tareas por ellos, recuerde que su misión como padre es servir de guía, ayúdele a su hijo a desarrollar confianza en sí mismo y amor por los espacios académicos al interior de la casa.

¿Viajar al exterior o estudiar online?

Por: Natalia Torres – @natadelaleche

picture traveling .jpg

Cuando nosotros o nuestros hijos quieren aprender inglés o mejorar las habilidades de conversación en este idioma, lo primero que pensamos es hacerlo en el exterior, buscar un país o ciudad cuyo idioma principal sea el inglés, para vivir la experiencia de tener contacto diario con personas extranjeras y someterse obligatoriamente a hablar en inglés para sobrevivir con éxito.

Esta opción supone para nosotros la mejor alternativa para efectos de aprendizaje y no nos equivocamos al respecto: viajar y vivir en el exterior es la mejor forma de aprender y ganar experiencia. Sin embargo, los costos de realizar un curso en el exterior superan los USD 12.000 si hablamos de países como Estados Unidos o Canadá, pero en otros destinos como Inglaterra o Australia, los costos pueden llegar a ser el doble o triple, dependiendo de la institución elegida.

Según Alexandra Galindo, directora ejecutiva de la agencia de estudios en el exterior Global Connection, las ventajas principales de optar por un curso de inglés en el extranjero son la inmersión cultural en un país nuevo, el aprendizaje de nuevas culturas y la adquisición de nuevas responsabilidades y vivencias, que en el hogar y el país de origen no se podrían aprender.

“No son solo las clases, sino la vivencia, la independencia que se gana lejos de casa, es una de las mayores ventajas de estudiar en el exterior”, asegura Galindo.

Entre los países preferidos por los estudiantes, según datos de esta agencia, está de primer lugar Australia (35%), seguido de Estados Unidos (20%), Canadá (15%), Reino Unido (12%), la isla de Malta (9%) y Nueva Zelanda (7%).

Aunque consideramos el viajar y vivir en otra cultura como la mejor forma de aprender cualquier idioma, no todos pueden darse este lujo y algunos deben recurrir a opciones más económicas que tienen a la mano: institutos locales, tutoriales y videos realizados por expertos. En cualquiera de los casos siempre es recomendable para fortalecer las competencias en inglés –y en general en cualquier idioma- la interacción directa con nativos hablantes, para desarrollar la fluidez, entrenar nuestro oído y enriquecer el vocabulario. Esto lo podemos lograr a través de conversaciones cotidianas, casuales o intencionales, e incluyendo el inglés en nuestro diario vivir.

Si tu pregunta es ¿cómo?, la respuesta es Internet y tecnología. Estas herramientas están hoy al alcance de tu mano y tu bolsillo. Aunque no lo creas, hablar con una persona nativa durante una hora diaria no te costará la mitad de tu salario ni te tiene que dejar una deuda por años. Existen varias empresas en el mercado online que ofrecen servicios que completan tu aprendizaje, dependiendo de tu nivel y tiempo que quieras invertir en el proceso, mucho más atractivo para aquellas personas que quieran concentrarse más en mejorar su capacidad de hablar el idioma, pero que no cuentan con los recursos suficientes para un curso en el exterior.

Cambly iPhone

Cambly es una aplicación por demanda; es decir, que la puedes usar cuando tú quieras, como tú quieras y a través de cualquier dispositivo conectado a Internet con una cámara. Fue creada en Sillicon Valley por dos ex ingenieros de Google con el objetivo de conectar personas que quieren y pueden enseñar con estudiantes al otro lado del mundo que necesitan aprender. Este no es el único recurso: YouTube pone a tu disposición videos educativos y tutoriales que te servirán antes de enfrentarte a una conversación.

Sea cual sea la opción que te llame más la atención y se ajuste a tus intereses, explora estas alternativas, entre muchas otras, para que tus competencias en el inglés sean cada vez más fuertes.

Las 3 Frases con las que justificamos nuestra falta de bilingüismo

Por: Natalia Torres @natadelaleche

confused-face
¿Hablas inglés?

Saber inglés, hablarlo y entenderlo, hoy en día es fundamental para tener éxito en el mercado laboral y en el ámbito profesional. Sin embargo, no todas las personas son conscientes de su verdadero nivel.

Al entablar una simple conversación en inglés, cuando viajamos, en plan de estudios o de negocios, hasta en la hoja de vida, se encuentran frases como estas:

  1. Lo entiendo pero no lo hablo; Esta es una de las frases más cliché que decimos los latinoamericanos para reconocer que no podemos hablar inglés. No es cierto que se pueda justificar el conocimiento de un idioma cuando decimos entenderlo pero no hablarlo.
  2. Mi nivel de inglés es intermedio o 60% ¿A qué le llamamos intermedio? ¿A un nivel entre que sé algo o que quizás no tengo la menor idea? ¿Se ha puesto a pensar a qué se refiere con intermedio?
  3. No hablo bien,  pero me defiendo; ¿Se defiende de quién o de qué? Esta es una frase común para justificar que el lenguaje de las señas le ha servido para pedir algo de comer o simplemente hacer compras, realmente no se trata de hablar inglés, de seguro su interlocutor no opina lo mismo que usted.

Según el Índice mundial de inglés EF-EPI 2015, el primer país en el escalafón de América Latina es Argentina, con nivel muy alto. Los demás países se ubican del nivel medio hacia abajo: República Dominicana está en el segundo lugar, con nivel medio; le siguen Perú, Chile, Ecuador, México, Brasil, Costa Rica, Uruguay, Guatemala y Panamá en nivel bajo y por último en la escala están Colombia, Venezuela y El Salvador, entre los de nivel muy bajo.

Teniendo en cuenta esta medición, la primera de su tipo en el mundo, es notable que el nivel de comprensión del inglés en la región latinoamericana necesita fortalecerse.

El problema al intentar hablar es que nos da miedo cometer algún error cuando estamos hablando con nuestro interlocutor, porque éste no nos va a entender o se va a burlar de lo mal que pronunciamos el idioma.

Sin embargo, fue así como aprendimos todo en la vida y cómo adquirimos las habilidades con las que hoy contamos. Prueba y error. Intentando hablar hasta que nos salga bien. De la misma forma como aprendimos a caminar, o montar en bicicleta, tropezando y levantándonos de nuevo una y otra vez.

El otro concepto clave es confianza, eso es lo que se necesita para hablar inglés sin pena alguna y la forma en la que se adquiere más confianza es a través del conocimiento que con los días va dando la práctica. Los tutores nativos de Cambly le ayudarán a corregir los errores que tenga, por medio de conversaciones interesantes, desarrolladas en un ambiente ameno y sin presión.

Se cual sea su excusa preferida, para su beneficio hablar inglés no es un tema de otro planeta, no necesita de una inteligencia “especial”. No es más que el resultado de la práctica, la disciplina y la pasión por hacer algo bien. La adopción de una lengua con fluidez le puede tomar hasta un año de aprendizaje, pero si lo hace con frecuencia y realmente se apasiona por ello, su proceso puede llevarle menos tiempo.

Practicar y mejorar su comprensión del inglés hoy es posible, desde su computador o dispositivo móvil, en el lugar donde se encuentre. La decisión de dominar el idioma es suya. Regístrese ya en Cambly y pierda el miedo a hablar inglés.